Las fisuras del feminismo
Blog

Las fisuras del feminismo

Última actualización: abril 2nd, 2020

El pasado 8 de marzo celebramos un año más el Día Internacional de las Mujeres. Muchas y muchos asistimos a la manifestación, caceroladas y lecturas de manifiestos que se organizaron, pero fue evidente que el ambiente no era el mismo que el de la edición anterior.

La manifestación pasó de agrupar más de 300.000 personas en 2019 a apenas 120.000 en 2020. El año pasado al menos tres plazas organizaron conciertos y se llenaron de personas comiendo bocatas hechos en casa, pintando pancartas, charlando y bailando. Este año, no se organizó nada.

En mi grupo surgió el tema: ¿qué esta pasando?

No era solo la falta de gente o el ambiente enrarecido, nosotras mismas no habíamos esperando este día con tantas ganas como lo habíamos hecho el año anterior. Era un especie de dejadez pactada.

Pensamos que podría ser cosa de la fecha: un domingo, el mal tiempo, el Coronavirus o que no hubiera habido huelga, porque la huelga de por sí tenía su morbo: hacerla, no hacerla, decir en el trabajo si la ibas a hacer, si tendría consecuencias de algún tipo, quién iba a hacerla, cómo ocuparíamos cada minuto de ese día para darle toda la importancia que se merecía…

Al día siguiente, Iñaki Gabilondo dedicó su espacio matutino al feminismo. Hizo patente que el feminismo ya no era el movimiento de unidad que había demostrado ser en los últimos años. ¡Eso era! Hasta ahora habíamos buscado las excusas en el exterior: una mala fecha, el coronavirus… porque no queríamos admitir que el problema pudiera estar en el interior.

Vídeo Iñaki Gabilondo Feminismo 9 de marzo de 2020

En palabras de Iñaki, las mujeres hemos demostrado ser «el sector más dinámico, intergeneracional y con mayor capacidad transformadora de la actual sociedad» y España se ha situado a la cabeza en la lucha por la igualdad de género, no cabe duda y esto solo pueden ser buenas noticias, pero se hace cada vez más visible que existen unas fisuras que están debilitando la unidad y que parecen bastante complicadas de superar.

En el vídeo, Iñaki señaló que las fisuras vienen tanto de la derecha, que, desde unos sectores, se sitúa totalmente en contra del movimiento y no pierde oportunidad para boicotearlo y, desde otros, intenta adueñarse del término dándole las connotaciones que le resultan más oportunas. También asegura que el desacuerdo viene de la izquierda, una lucha entre los sectores más clásicos y los nuevos movimientos.

¿Qué está pasando realmente con el feminismo? Es muy difícil saberlo, pero es posible que haya llegado el momento de que el feminismo se aplique su propia teoría. Un movimiento que defiende los cuidados, la inclusión y la igualdad no puede romperse así. Unámonos entonces por un feminismo que escucha y da voz a los menos representados, que lima asperezas y se centra en lo que une y no en lo que divide, que lucha por conseguir un objetivo común: una sociedad más justa.

Como dice Iñaki, se hace necesario ir en una dirección unitaria porque si no: no se puede avanzar, se complica consolidar y retroceder se vuelve facilísimo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *