Glosario

El techo de cristal

Última actualización: marzo 18th, 2020

¿Qué significa techo de cristal?

El techo de cristal es una metáfora que se utiliza en los estudios de género. El concepto hace alusión a las dificultades a las que se enfrentan las mujeres bien cualificadas para acceder a puestos de dirección o ejecutivos en su trabajo.

El techo de cristal también puede aplicarse en situaciones similares que afecten a cualquier minoría.

Se denomina de cristal porque se debe a rasgos que son muy difíciles de detectar, prácticamente invisibles para una sociedad patriarcal.

La RAE no cuenta con una definición del término.

 

Origen del término techo de cristal

Glass ceiling barriers, el concepto en inglés, aparece por primera vez en el Wall Street Journal en 1986. Se refería concretamente a las barreras invisibles que encuentran las mujeres para ascender en el entorno laboral.

Fue más adelante cuando empezó a emplearse para otros colectivos minoritarios.

Actualmente para referirse a las diferencias laborales concretas entre hombres y mujeres también se emplea el concepto diferencia salarial de género o brecha salarial de género, en inglés, gender pay gap.

De manera más general, también se puede hablar de brecha de género, en inglés, gender gap, pero este concepto aplica a muchos más ámbitos. Existe un índice a nivel internacional que valora la brecha de género entre el 1 (igualdad total) y el 0.

 

¿Existe de verdad el techo de cristal?

Respuesta corta: .

Respuesta larga: Sí y ahí van algunos datos:

En Estados Unidos la situación en 2006 según el nivel de estudios era la siguiente:

  • Un 21,2% de los puestos en los consejos de administración están ocupados por mujeres (Comisión Europea, 2015)
  • Las mujeres ocupan entre el 10% y el 30% de los catedráticos universitarios (Verdu, 2008)
  • En España, el 46% de la población activa son mujeres y la brecha salarial es del 19,3% respecto al 16,4% de la media europea (Ministerio de Empleo y Seguridad Social, 2015)
  • En diferentes sectores laborales, como la banca o en la política, el número de mujeres en puestos de responsabilidad es significativamente más bajo que el de los hombres (The Global Gender Gap Report, 2015)

Otros datos relacionados:

Sueldo medio hombre y mujeres
Datos de: Statistic Abstract 2009

 

En 2013, la brecha de género (término más genérico) a nivel mundial era la siguiente:

Brecha de género a nivel mundial
Brecha de género a nivel mundial, datos de 2013

 

En España, en 2016, la situación en cuanto al número de hombres y mujeres en diferentes sectores era la siguiente:

Mujeres y hombres en el entorno laboral
De: Tribuna Feminista

 

Causas y consecuencias del techo de cristal

El porqué de la existencia del techo de cristal se debe a los mecanismos que ha tenido el patriarcado para relegar a la mujer al ámbito privado.

A continuación, se enumeran algunas razones extraídas de diferentes estudios sobre el techo de cristal.

  • De manera general, a las mujeres les gusta menos competir. Y aquí resulta muy representativo los juegos infantiles típicamente de niños y de niñas, como son las muñecas y el fútbol. Uno un juego tranquilo, sin enfrentamientos y sin competitividad y el otro pura competitividad y bastante violento.
  • El trabajo doméstico. La carga emocional que supone llevar una casa, sigue recayendo principalmente sobre las mujeres y que termina afectando a la vida laboral.
  • La maternidad. Aunque está cambiando, sigue siendo suponiendo un problema para muchas empresas y sigue sin verse igual a una madre que a un padre. De alguna manera, parece que los padres tienen menos responsabilidad.
  • El liderazgo es masculino. El acceso a los puestos de responsabilidad están teñidos de un liderazgo agresivo y competitivo. Otras características como la empatía y la cooperación, más típicamente femeninas no se tienen en cuenta ni están bien vistas en esos ámbitos.
  • Las mujeres, en general, nos tomamos menos en serio. Tendemos a no alardear de nuestros méritos y a quitarles importancia. En otras palabras, la mochila que en general llevamos las mujeres: problemas de autoestima, inseguridad y facilidad para culparnos.

Si tu respuesta a este artículo es: «Conozco a mujeres que son directoras y en cargos de poder», te respondo desde ya que son la excepción que confirma la regla y hasta que la media no sea lo más próximo al 50%, seguiremos teniendo un problema.

Es evidente que la situación está cambiando. El feminismo se está encargando de que se atiendan problemas como este. Las cuotas de género, tan controvertidas y que tanta lágrima de machirulo derrama, se están imponiendo cada vez más. Pero todavía queda mucho por hacer.

 

Accede a más información sobre el techo de cristal en The Global Gender Gap Report 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *