Portada masculinidad tóxica
Glosario

Masculinidad tóxica

Última actualización: julio 7th, 2020

Qué es la masculinidad tóxica

La masculinidad tóxica es el modelo de masculinidad predominante. Es el modelo que impregna todas las esferas de la estructura de una sociedad (política, económica y cultural) y que, a su vez, ha legitimado y perpetuado una forma de poder ejercida por los hombres que les sigue colocando en esa posición de poder de generación en generación.

 

Cómo afecta la masculinidad tóxica

Es evidente que la masculinidad tóxica afecta a las mujeres, pero los hombres tampoco se libran. Está demostrado que la masculinidad tóxica también les afecta a ellos de diversas maneras. Entre ellas destaca:

  • Competitividad: en contraposición a la cooperación y el trabajo en equipo. Se hace necesario mostrar constantemente las capacidades y demostrar superioridad frente a los demás. Es su manera de conseguir poder tanto social como laboral.
  • Violencia: la masculinidad tóxica fomenta el uso de la agresividad y la violencia como fórmula para resolver conflictos.
  • Fomento de los roles de género: se determina arbitrariamente lo que un hombre puede y no puede hacer. Lo aleja siempre de lo considerado tareas femeninas, como los cuidados. Impide, por ejemplo, que los hombres puedan disfrutar de la paternidad.
  • Falta de cuidados: la masculinidad tóxica entiende los cuidados físicos y psicológicos como una debilidad y falta de hombría. Se cree que esta falta de cuidados, junto con la violencia característica de la masculinidad tóxica, están directamente relacionados con el hecho de que los hombres de media vivan menos. En lo psicológico, tienden a proyectarse hacia el exterior sin cuidar lo interior, lo emocional, no saben gestionar sentimientos y emociones, lo que causa frustración.
  • Desigualdad: en definitivas, la masculinidad tóxica se basa en relaciones de poder que generan gran desigualdad no solo entre hombres y mujeres, sino entre los propios hombres, por ejemplo, frente a hombres que no cumplen los estándares de esta masculinidad: homosexuales, personas con diversidad funcional, etc.

 

Sinónimos de masculinidad tóxica

Aunque pueden tener matices diferentes, los siguientes conceptos pueden considerarse sinónimos de masculinidad tóxica:

  • Masculinidad tradicional: hace referencia a la masculinidad que se ha venido imponiendo hasta ahora. El término nace de la necesidad de diferenciarla de las nuevas masculinidades.
  • Masculinidad hegemónica: define al modelo de comportamiento de los hombres que consigue imponerse y que origina una situación de desigualdad.
  • Masculinidad frágil: este concepto hace referencia a lo fácil que es que un hombre regido por los mandatos del patriarcado se sienta «humillado» al crecer con temor a lo femenino.

 

Ejemplos de masculinidad tóxica

Aunque las nuevas masculinidades van ganando terreno, sobre todo, entre las generaciones más jóvenes, en el día a día somos testigos de multitud de manifestaciones de masculinidad tóxica, que en muchas ocasiones pasan desapercibidas.

Algunos de los ejemplos de masculinidad tóxica más comunes son los siguientes:

  • El rechazo de los niños a llevar cosas de color rosa, ya sea ropa, estuches, mochilas, etc.
  • La reacción violenta de los niños ante frases del tipo «corres como una niña«. Se considera insulto cualquier cosa que lo compare con las niñas, con lo femenino.
  • La agresividad como solución a cualquier conflicto.
  • Estar siempre deseante. Se espera de los hombres que siempre estén dispuestos a mantener relaciones sexuales y lo contrario supondría una falta de hombría.
  • Ningunear a las mujeres o dar por hecho que no saben o no entienden en situaciones del entorno laboral.

El controvertido anuncio de Gillette de 2019 puso de relieve otros tantos ejemplos de masculinidad tóxica.

 

Las pollas asustadas

El concepto polla asustada hace referencia a los hombres que se revelan contra el feminismo o cualquier cuestionamiento de sus ideales o actuaciones. En definitiva, son hombres que no conciben la necesidad de cambiar las masculinidades tradicionales porque «están bien como están».

Aquí viene bien también hacer referencia a los conocidos como BBVAhs (Blancos Burgueses Varones Adultos heterosexuales), que por ser las condiciones de mayor privilegio, suelen ser los que se oponen con más ferocidad a cualquier cambio que ponga en jaque sus privilegios.

Para quejarse y revelarse contra el feminismo y su intención de cambiar el modelo patriarcal, las pollas asustadas suelen tener pataletas en las que usan, sin ningún tipo de pudor, expresiones misóginas y machirulas.

Lo hacen con un tono que intenta hacer creer que se sienten seguros y fuertes, pero en el fondo no son más que eso: pollas asustadas. Son incapaces de aceptar que necesitamos un cambio en el que ellos tendrán que perder algunos privilegios con el fin de que todos tengamos los mismos, es decir, consigamos una igualdad real y no haya relaciones de poder entre hombres y mujeres.

La Fundación de los comunes organiza un curso titulado Las pollas asustadas en el que se tratan todos los asuntos relacionados con el tema. El pasado mes de febrero, organizó un curso presencial que se impartió en al librería Traficantes de sueños. El curso se grabó y se recogió en los 5 podcast que te dejo aquí abajo.

Curso pollas asustadas en librería Traficantes de sueños

 

Alternativa a la masculinidad tóxica

Cada vez son más los hombres conscientes de la desigualdad que genera la masculinidad tradicional tóxica y se niegan a perpetuar estas actitudes.

Podríamos considerar las nuevas masculinidades como la alternativa a la masculinidad tóxica.

Las nuevas masculinidades analizan la masculinidad tóxica y reflexionan sobre cómo cambiar hacia una conducta que evite la represión tanto a hombres como a mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *