Violencia obstétrica
Glosario

Violencia obstétrica

Última actualización: junio 23rd, 2020

Qué es la violencia obstétrica

La violencia obstétrica se refiere a toda violencia que se ejerce en el ámbito sanitario desde los equipos de profesionales que intervienen durante la hospitalización de la paciente que acompañan en el proceso de gestación, al ser atendida por parto y nacimiento, cesárea o aborto espontáneo, y que, por consiguiente, conlleva una vulneración de los derechos relativos a la salud sexual y reproductiva de la mujer y el derecho en la toma de decisiones y a ser informadas en todo el proceso que conlleva el proceso reproductivo.

A nivel conceptual, la Violencia obstétrica, queda definida  por el Observatorio de la violencia obstétrica, como:

la apropiación del cuerpo y de los procesos reproductivos de las mujeres por prestadores de salud, que se expresa en un trato jerárquico deshumanizador, en un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres.”

 

Marco normativo internacional sobre la violencia obstétrica

Entre las diferentes acciones que se contemplan dentro de la violencia obstétrica, caben destacar, aquellas constitutivas en el artículo 51 de la Ley Orgánica venezolana sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia de 19 de marzo de 2007, destacando los siguientes actos:

  • No atender oportuna y eficazmente las emergencias obstétricas.
  • Obligar a la mujer a parir en posición supina y con las piernas levantadas, existiendo los medios necesarios para la realización del parto vertical.
  • Obstaculizar el apego precoz del niño o niña con su madre, sin causa médica justificada, negándole la posibilidad de cargarlo o cargarla y amamantarlo o amamantarla inmediatamente al nacer.
  • Alterar el proceso natural del parto de bajo riesgo, mediante el uso de técnicas de aceleración, sin obtener el consentimiento voluntario, expreso e informado de la mujer.
  • Practicas el parto por vía de cesárea, existiendo condiciones para el parto natural, sin obtener el consentimiento voluntario, expreso e informado de la mujer.

 

A nivel internacional existen diferentes disposiciones normativas que hacen referencia a la atención en la salud de las mujeres en estado de gestación, destacando la realizada por la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer, 1983, en su artículo 12, al hacer referencia a la necesidad por parte de los Estados miembros a “garantizar a la mujer servicios apropiados en relación con el embarazo, el parto y período posterior al parto”. Ya la ONU reconoce a través del Informe Enfoque basado en los derechos humanos del maltrato y la violencia contra la mujer en los servicios de salud reproductiva, a la violencia obstétrica, con especial hincapié en la atención del parto y la violencia obstétrica, dicha violencia, analizando sus causas y consecuencias, dentro de las diferentes violencias que se ejercen hacia las mujeres.

 

¿Qué entiende España por Violencia obstétrica?

Dicha violencia conlleva implicaciones legales a nivel internacional, aunque no existe un marco jurídico específico en España, como ocurre en Venezuela, Argentina y México. Sin embargo, las prácticas médicas que conlleven una violencia hacia las mujeres, considerada como violencia obstétrica y enmarcada dentro de la violencia institucional, se contemplan legalmente en España en la Constitución Española, a través de los artículos 15 y 43.

  • Derecho a la vida (Art. 15) “Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a toruta ni a penas o tratos inhumanos o degradantes”.
  • Protección a la salud (Art. 43). “1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud 2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios”.

 

En el marco sanitario, destacar la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, donde se presentan aquellos derechos que disponen los/as pacientes en relación a la información y documentación clínica, requiriendo toda decisión médica el consentimiento y opción a negarse ante los diferentes tratamientos. Al igual, se expone la importancia de la prestación del servicio médico respetando las decisiones de pacientes. De la misma manera y coincidiendo en el trasfondo de los derechos de las personas pacientes, resaltar la Ley 14/1986, del 25 de abril, General de Sanidad, en su artículo 10.5, donde se reconoce el derecho a recibir información en términos comprensibles a las personas usuarias y familiares, de manera continuada, a nivel verbal y escrito, sobre su proceso, incluyendo diagnóstico, pronóstico y alternativas al tratamiento médico propuesto.

Sin embargo, como se puede observar, en España no existe un reconocimiento a nivel legal que se encuentre tipificado sobre la violencia obstétrica que se ejerce hacia las mujeres, existen normas jurídicas de menor rango a nivel autonómico, que contemplan aspectos determinados como el derecho a:

  • Ser informada sobre la evolución del parto de la paciente
  • No ser sometida a ningún examen o intervención son consentimiento previo de la paciente
  • No ser sometida a medicalización del parto
  • El contacto piel con piel
  • El acompañamiento por una persona de confianza
  • Etc.

Se puede destacar, como ejemplo, el Decreto 101/1995, de 8 de abril, por el que se determinan los derechos de los padres y de los niños en el ámbito sanitario durante el proceso de nacimiento, en la Junta de Andalucía.

Entre los avances conseguidos en el marco nacional de España, en el ámbito de la violencia obstétrica, cabe destacar la creación del Observatorio de la violencia obstétrica, desde la asociación El Parto es Nuestro en el año 2014, como organismo de denuncia pública ante las diferentes prácticas que conllevan este tipo de violencia, la cual, afecta, no solo a las mujeres víctimas y los/as bebés, sino al círculo más cercano de estas, profesionales que intervienen en el sistema sanitario y por supuesto, a la atención e intervención que se realiza durante la etapa de maternidad y reproducción.

Bibliografía

https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/campanas/observatorio-de-la-violencia-obstetrica

https://venezuela.unfpa.org/sites/default/files/pub-pdf/Ley_mujer%20%281%29_0.pdf

http://www.inmujer.gob.es/elInstituto/normativa/normativa/docs/convencion.pdf

https://saludmentalperinatal.es/wp-content/uploads/2019/09/A_74_137-ES.pdf

https://www.boe.es/legislacion/documentos/ConstitucionCASTELLANO.pdf

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2002-22188

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1986-10499

https://www.juntadeandalucia.es/boja/1995/72/4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *