Autoras

Mujeres que han ganado el Nobel de Literatura

Es de sobra conocido que los Premios Nobel no se han caracterizado por premiar equitativamente a hombres y mujeres. De hecho, no es hasta los años 90 cuando el número de mujeres aumenta de una manera al menos visible.

Este fenómeno se ve claramente en la categoría de Literatura. Si el Premio Nobel de Literatura se otorga desde 1901, más de la mitad de las galardonadas en esta categoría se concentran entre 1993 y 2018. En fin, tampoco creo que esto sorprenda mucho.

Para ver el panorama general, a continuación, se muestra una gráfica con las diferentes categorías del Premio Nobel: Física, Química, Medicina, Paz, Economía y Literatura y el número de mujeres y hombres que han recibido un Premio Nobel:

Gráfica que muestra la proporción de hombres y mujeres que han ganado el Premio Nobel

 

La siguiente tabla muestra más claramente los datos de la gráfica y añade el porcentaje de hombres y mujeres que han recibido un Premio Nobel.

CategoríaNúmero de premios ganados H-MPorcentaje de premios ganados H-M
Paz114-1787%-13%
Literatura101-1587%-13%
Medicina207-1294%-6%
Química178-1592%-8%
Física209-398%-2%
Economía82-298%-2%

Son 15 las «afortunadas» mujeres que han recibido el Nobel de Literatura hasta la fecha. Conocemos un poco más sobre ellas.

Selma Lagerlöf en 1909

 Cultura es lo que queda cuando se olvida todo lo que se aprendió.

Selma Lagerlof

Mårbacka, Suecia, 20 de noviembre de 1858 –  16 de marzo de 1940, Mårbacka, Suecia

Fue la primera mujer galardonada con el Premio Nobel de Literatura, en el año 1909, ocho años después de que se otorgara el primer premio.

De familia acomodada venida a menos, fue su hermano el que financió sus estudios. Fue una hábil lectora desde su infancia y decidió muy pronto que quería ser escritora.

Debido a la mala situación económica de la familia, decidió dedicarse a la enseñanza por ser una profesión más estable económicamente. Trabajó de profesora en una escuela de primaria para niñas en Landskrona, donde empezó a desarrollar amistades que la acercaron a cuestiones tanto feministas como a los problemas de la sociedad de la zona.

Se introduce en la escritura a través de artículos que redacta para periódicos, la iglesia y la revista literaria femenina Dagny, que aparentemente fueron enviados por sus compañeras.

Los sonetos que se publicaron en la revista llamaron la atención de Sophie Adlersparre, la máxima representante del feminismo sueco de esa época, que la invitó a visitarla.

Pero no fue esta visita la que la inspiró a lanzarse de lleno al mundo de la escritura, sino el concurso de un periódico que ofrecía un premio de 500 coronas a la mejor novela.

Nace así su primera novela La saga de Gösta Berling, que no despierta mayor interés, pero la cosa no se queda ahí y continuó escribiendo una gran cantidad e novelas, cuentos, biografías, poemas, principalmente, que terminaron siendo muy bien acogidos por el movimiento feminista del momento.

«En reconocimiento al elevado idealismo, la vívida imaginación y la percepción espiritual que caracterizan sus escritos»

 

Grazia Deledda en 1926

La vida pasa y nosotros la dejamos pasar como el agua del río, y solo cuando falta nos damos cuenta que no está.

Grazia Deledda

Nuoro, Italia, 27 de septiembre de 1871 – 15 de agosto de 1836, Roma, Italia

Nació en el seno de una familia acomodada y creció bajo el rigor de la religión. Estudió en el colegio hasta la educación primaria, después, que ya no estaba permitido para las niñas estudiar, continuó sus estudios con clases privadas desde casa.

Los estudios literarios fueron autodidactas y muy pronto comenzó a publicar artículos en diferentes revistas, cuando ya había hecho varias publicaciones, tanto de artículos como de libros, comenzó a captar la atención de la crítica.

Sus novelas y obras de teatro destacan por su representación de la sociedad sarda de principios del siglo XX.

Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1926.

«Por sus escritos inspiradamente idealistas, que con claridad plástica dibujan la vida en su isla natal y que con profundidad y simpatía tratan los problemas humanos en general»

 

Sigrid Undset en 1929

La paciencia es una virtud calumniada, quizá porque es la más difícil de poner en práctica.

Sigrid Undset

Kalundborg, Dinamarca, 20 de mayo de 1882 – 10 de junio de 1949, Lillehammer, Noruega

Nació en Dinamarca, pero se mudó a Noruega con su familia siendo muy pequeña. No fue a la universidad debido a que su padre murió pronto y trabajó de secretaria. Paralelamente comenzó a escribir.

Entre sus temáticas, destaca la crítica al amor libre, la representación del conflicto entre el amor terreno y el divino, su conversión al catolicismo.

Se tuvo que mudar a Estados Unidos durante la ocupación nazi de Noruega. En Estados Unidos se unió a movimientos que luchaban contra la ocupación nazi y pudo volver a Noruega en 1945, cuando terminó la II Guerra Mundial.

«Principalmente por sus poderosas descripciones de la vida de los nórdicos durante la Edad Media»

 

Pearl S. Buck en 1938

El afán de perfección hace a algunas personas insoportables.

Pearl S. Buck

Hillsboro, Estados Unidos, 26 de junio de 1892 – 6 de marzo de 1973, Danby, Estados Unidos

Pasó su infancia en China y el resto de su vida a caballo entre China y Estados Unidos.

Comenzó a publicar artículos en diferentes revistas en 1920 y publicó su primera novela en 1930.

En total escribió más de 85 libros en los que hablaba de la sociedad china, principalmente. Los géneros que trataba eran muy diversos y van desde el relato al guion cinematográfico, pasando por la poesía, la literatura infantil, la biografía, el teatro y hasta un libro de cocina.

Con su obra La buena tierra ganó el Premio Pulitzer y se convirtió en el libro más vendido en 1931 y 1932. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1938, ni diez años después de haber escrito su primera novela.

«Por sus descripciones ricas y verdaderamente épicas de la vida campesina en China y por sus obras maestras biográficas»

 

Gabriela Mistral en 1945

En vano se echa la red ante los ojos de los que tienen alas.

Gabriela Mistral

Vicuña, Chile, 7 de abril de 1889 – 10 de enero de 1957, Nueva York, Estados Unidos

Su verdadero nombre era Lucila Godoy Alcayaga y nació en el seno de una familia humilde. Su padre les abandonó cuando ella era muy pequeña. Desde pequeña vivió una vida itinerante.

Fue profesora de escuela, aunque, por problemas económicos, no había terminado sus estudiado. Se introdujo en la escritura fue a partir de 1910 con escritos publicados en periódicos. Su tema por excelencia era la educación obligatoria.

En 1910 empieza a escribir también sus primeros sonetos y en 1914 gana su primer premio. Su obra ha sido traducida a varios idiomas. Ha pasado a la historia como una poetisa influyente del panorama latinoamericano, entre ellos, de la obra de Pablo Neruda.

Su seudónimo viene de combinar nombre y apellido de sus dos poetas favoritos: Gabriele D’Annunzio y Frédéric Mistral.

Desolación se convierte en la que fue considerada su primera obra maestra, que se publicó en 1922 en Nueva York. Gabriela recibió el Premio Nobel de Literatura en 1945.

«Por su poesía lírica que, inspirada por poderosas emociones, ha hecho de su nombre un símbolo de las aspiraciones idealistas de todo el mundo latinoamericano»

 

Nelly Sachs en 1966

El hombre está solo buscando el oriente donde la melancolía en la oscura cara aparece rojo como está el este de Haehnekraehen

Nelly Sachs

Berlin, Alemania, 10 de diciembre de 1891 – 12 de mayo de 1970, Estocolmo, Suecia

Nació en el seno de una familia judeo-cristiana. Durante la Segunda Guerra Mundial, se mudó con su familia a Suecia, huyendo de la persecución nazi.

En Suecia conoció a la primera ganadora del Premio Nobel de Literatura, Selma Lagerlöf.

Empezó a escribir a la edad de 17 años y la temática de sus escritos solía girar alrededor del tema judío. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1966.

«Por su destacada escritura lírica y dramática, que interpreta el destino de Israel con fuerza conmovedora»

 

Nadine Gordimer en 1991

La violencia es el infierno común a todos los que están asociados a ella.

Nadine Gordimer

Springs, Unión Sudafricana, 20 de noviembre de 1923- 13 de julio de 2014, Johannesburgo, Sudáfrica

Nació en el seno de una familia de clase media de origen judío. Su padre era de Lituania y su madre de Reino Unido.

Empieza a escribir relatos a la edad de 9 años y comienza a publicar con 14 años en la revista Forum.

Se mudó a Joannesburgo de manera definitiva y no llegó a acabar sus estudios universitarios. Siguió escribiendo, al principio se especializó en relatos cortos, pero pronto comenzó a escribir también novelas.

Su tema predilecto fue la situación social de Sudáfrica.

Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1991. Ha recibido numerosos premios y reconocimientos a nivel internacional.

«Quien a través de su magnífica escritura épica —en palabras de Alfred Nobel— ha sido de gran beneficio para la humanidad»

 

Toni Morrison en 1993

Si la felicidad es una mezcla de expectación y certidumbre, éramos felices.

Toni Morrison

18 de febrero de 1931, Lorain, Estados Unidos – 5 de agosto de 2019, Nueva York, Estados Unidos

Su nombre de nacimiento era Chloe Ardelia Wofford. Toni era el apodo con el que la llamaba su familia y el apellido Morrison viene del apellido del hombre con el que estuvo casada entre 1958 hasta 1964.

Estudió filología inglesa y dio clase en la Universidad de Houston. Más tarde, en 1964, trabajó como editora literaria en Nueva York en la conocida editorial Random House.

Publicó su primer libro Ojos azules en 1970, cuando tenía cuarenta años y a lo largo de su trayectoria en el mundo de la literatura publicó 11 novelas, un cuento infantil, una obra de teatro, una ópera y 3 obras de no ficción.

Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1993 y también ha sido galardonada con el Pulizter en 1988, entre otros.

«Quien en novelas caracterizadas por su fuerza visionaria y transcendencia poética, da vida a un aspecto esencial de la realidad estadounidense»

 

Wisława Szymborska en 1996

Escribo de la realidad y los sueños son una parte de la realidad.

Wisława Szymborska

Prowent, Polonia, 2 de julio de 1923 – 1 de febrero de 2012, Cracovia, Polonia

Cuando tenía 8 años, su familia se muda a Cracovia, donde vivirá el resto de su vida. Trabajó en los ferrocarriles antes de meterse en la universidad, aunque nunca consiguió terminar sus estudios por problemas económicos.

Mientras estaba en al universidad, empezó a publicar sus poesías principalmente en el suplemento literario del diario Dziennik Polski, donde terminó trabajando. Tuvo una columna de crítica en la revista Vida Literaria y publicó su primer poemario en 1952.

Publicó novelas y fue traductora de obras literarias del francés.

Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1996 y antes ya había sido galardonada con otros tantos premios, sobre todo a nivel nacional.

«Por la poesía que con precisión irónica permite al contexto histórico y biológico salir a la luz en fragmentos de la realidad humana»

 

Elfriede Jelinek en 2004

Arte y orden, parientes enemistados.

Elfriede Jelinek

Mürzzuschlag, Austria, 20 de octubre de 1946

De padre judío y madre de familia acomodada, Elfriede creció estudiando música y composición en el Conservatorio de Música de Viena.

Perteneció al partido comunista y sus obras se caracterizan por suponer una crítica social. Tiene en su haber una amplia bibliografía tanto en prosa como en verso, aunque ha recibido críticas y admiración a partes iguales.

Es una mujer de palabras contundentes «Cuando yo quiero decir algo, lo digo como quiero» y se la ha calificado de feminista radical, con lo que ella no tiene ningún problema.

Otorgarle el Premio Nobel de Literatura en 2004 supuso la renuncia inminente de muchos de los miembros de la Academia Sueca.

«Por su flujo musical de voces y contravoces en novelas y obras teatrales que con extraordinario celo lingüístico revelan lo absurdo de los clichés de la sociedad y su poder subyugante»

 

Doris Lessing en 2007

Siempre me ha parecido gracioso que se venere a las diosas, mientras que, en la vida cotidiana, a las mujeres se las relegue a una posición secundaria y se las considere inferiores.

Doris Lessing

Kermanshah, Irán, 22 de octubre de 1919 – 17 de noviembre de 2013, Londres, Reino Unido

Nació en el actual Irán y con 6 años se trasladó con su familia al actual Zimbabue. Allí pasó su infancia y juventud. Las vivencias de esta época, cerca de la naturaleza, la educación estricta de la madre y ver desde tan cerca el racismo la marcarán para el resto de su vida.

Fue autodidacta, con 14 años dejó el colegio y con 15 se fue de casa para trabajar de niñera. Se casó y tuvo dos hijos. Tras divorciarse, se unió a un grupo que compartía ideas comunistas. Tuvo muchos trabajos diferentes a lo largo de su vida.

Desde su juventud leyó grandes obras y se interesó especialmente por la sociología y la política.

Volvió a casarse y tuvo a su tercer hijo, pero le agobiaba la vida de madre y esposa, que no le dejaba tiempo para su verdadera pasión, la literatura y la escritura. Se divorció de nuevo, se mudó a Inglaterra en 1949. Se llevó consigo solo con su hijo más pequeños. Durante muchos años, tuvo una vida muy activa en la militancia política.

Lessing se considera feminista, comunista, pacifista y anticolonialista. Sus obras suelen ser autobiográficas y están muy inspiradas en la cultura africana. Ha escrito alrededor de 50 novelas y un gran número de relatos cortos, aunque esporádicamente ha escrito otros géneros.

Sus temas predilectos son la descripción de conflictos culturales y la muestra de las injusticias por al desigualdad racial.

Su obra más conocida es El cuaderno dorado, publicada en 1962, que la colocó dentro del panorama feminista del momento. Recibió el Premio Nobel de Literatura en el año 2007. Aparte del Nobel cuenta con numerosos premios.

«La narradora épica de la experiencia femenina, quien con escepticismo, ardor y poder visionario ha sometido a una civilización dividida al escrutinio»

 

Herta Müller en 2009

En algún momento consideré el suicidio, pero no les daría el gusto de matarme.

Herta Mueller

Nițchidorf, Rumania, 17 de agosto de 1953

Nació en Rumanía, pero en el seno de una comunidad alemana minoritaria, los Suabos del Danubio. Sus padres vivieron una situación traumática durante la Segunda Guerra Mundial que les afectó el resto de su vida y terminó por marcar la infancia de Herta, llena de silencio y tabúes.

Estudió filología germánica y rumana en Rumanía y pertenecía al Grupo de Acción del Banato, un grupo de tertulias literarias que compartían ideas comunistas, que vio la luz entre 1972 y 1976.

Su primer empleo fue como traductora en un fábrica. Es aquí donde comienza su carrera de escritora. Sufrió extorsión para colaborar con el servicio secreto. Consigue, mudarse a la Alemania Occidental en 1987, pero no dejaron de intimidarla.

En 1982 hizo su primera publicación, una colección de cuentos titulada En tierras bajas. Su primera novela se publicó en 1989 y se titula Reisende auf einem Bein.

El tema que prevalece en su obra es el relato de las condiciones de vida en Rumanía y la dictadura rumana.

«Quien, con la concentración de la poesía y la franqueza de la prosa, describe el paisaje de los desposeídos»

 

Alice Munro en 2013

Me educaron para creer que lo peor que podía hacer era llamar la atención sobre mí o pensar que era inteligente o brillante.

Alice Munro

Wingham, Canadá, 10 de julio de 1931

Creció en una granja en Canadá. Con 20 años se mudó a Vancouver, se casó y tuvo 3 hijas. Años más tarde, se mudó a Victoria y llevó junto a su marido una librería.

En 1972 se divorció y se instaló en la Universidad de Columbia Británica y en la Universidad de Queensland con el puesto de escritora residente. En esta época volvió a casarse.

Desde joven escribió cuentos y relatos. También escribió una novela, pero su fama le ha llegado por la cantidad de relatos que ha escrito.

Alice Munro ha recibido multitud de premios y recibió el Nobel de Literatura en el año 2013.

«Maestra del cuento contemporáneo»

 

Svetlana Aleksiévich en 2015

Nosotros los humanos no somos tan fuertes cuando el horror sobrepasa los límites

Svetlana Aleksiévich

Ivano-Frankivsk, Unión Soviética, 31 de mayo de 1948

Se crió en Bielorrusia, aunque nació en la actual Ucrania. Estudió periodismo en la Universidad de Minsk y, cuando finalizó sus estudios, trabajó en un periódico y como profesora de historia y alemán en diferentes colegios.

Ha recibido multitud de premios a los largo de su carrera, de los que destaca el Premio Nobel de literatura que recibió en 2015.

Es conocida sobre todo su primera novela  La guerra no tiene rostro de mujer, publicada en 1985 y Voces de Chernóbil. Crónica del futuro, publicada en 1997, que se vuelto a tomar popularidad a raíz del estreno de la miniserie Chernóbil.

«Por sus escritos polifónicos, un monumento al sufrimiento y valor en nuestro tiempo»

 

Olga Tokarczuk en 2018

No existe tal cosa como un mundo sin mujeres, pero los archivos y la historia han hecho que parezca que así funcionaba.

Olga Tokarczuk

Sulechów, Polonia, 29 de enero de 1962

Estudió psicología en Varsovia y trabajó de psicoterapeuta especializada en enfermedades mentales.

Cuando sus publicaciones empezaron a tener éxito dejó su trabajo de terapeuta para dedicarse de lleno a la escritura.

Le otorgaron el Premio Nobel de Literatura de 2018, pero no fue notificado hasta octubre de 2019 debido a problemas internos de la academia.

 

«Por su imaginación narrativa que con pasión enciclopédica representa el cruce de fronteras como una forma de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *