Reseñas

Reseña de Tan poca vida de Hanya Yanagihara

Última actualización: octubre 15th, 2020

Reseña de Tan poca vida¿Mil páginas de drama con rostro humano sin una trama central? Parece de locos embarcarse en esa aventura, pero, como clama la crítica general, esta es una historia con una fuerza que atrapa. A medida que pasan los capítulos, se complica tanto abandonar la lectura como retomarla por lo difícil que se hace empatizar con tanto dolor. Un dolor que llega a rozar lo morboso en algunas ocasiones.

Esta novela sigue la vida de cuatro mejores amigos, Jude, Willem, Malcom y JB, desde que se conocen en la universidad. La novela no sigue la típica estructura de inicio, nudo y desenlace ni tiene una trama como elemento principal. El hilo argumental se centra en el análisis profundo de los personajes. Ahonda tanto en la evolución individual de cada uno, a nivel laboral, sentimental y emocional, como en la evolución de su amistad a través de los años. Accedemos a la vida de los personajes a través del punto de vista de todos ellos, lo que nos ayuda a comprender y perfilar la personalidad de cada uno y nos da una visión realista de la situación.

En Tan poca vida destacan dos temas principales, en primer lugar, la enfermedad mental fruto del trauma infantil y, en segundo lugar, el amor, especialmente en forma de amistad y, más concretamente, la amistad afectada por las consecuencias de un trauma. Como temas secundarios se pueden citar la clase social, el miedo al futuro, la diversidad funcional y el duelo. Otros temas destacados son la etnia y la orientación sexual, aunque, como especificaré más adelante, no creo que se traten lo suficiente.

En una novela como Tan poca vida, veo necesario añadir una sección de advertencia de contenido que, si bien desvela mucha información de la obra, puede ahorrar la lectura a personas sensibles a los siguientes temas: autolesiones, ideación e intento de suicidio, problemas de alimentación, violencia física y psicológica contra un menor, prostitución forzada de un menor, pedofilia, violencia doméstica, violencia contra un personaje con diversidad funcional, pérdida de un hijo, adicción y consumo de drogas, violación.

Dentro de los personajes principales destaca Jude, un joven huérfano con una infancia traumática de la que vamos conociendo detalles poco a poco a lo largo de toda la obra, lo que le confiere un aire muy misterioso. El libro en sí es un intento de comprenderle a él y a su vida. Willem se presenta como el mejor amigo de Jude y, por esta razón, se le da una importancia ligeramente superior a la de Malcom y JB. Por último, destaca la figura de Harold, un profesor de la universidad que termina convirtiéndose en la figura paterna “encontrada” de Jude.

La obra se enmarca en el género de ficción contemporánea y se estructura en seis partes de tres capítulos cada una más una parte final sin capítulos, a modo de colofón. El ritmo se mantiene relativamente constante a lo largo de la obra y se evita la monotonía con saltos temporales que alternan entre el presente (que empieza cuando los cuatro amigos ya han acabado la universidad y se han mudado a Nueva York y continúa durante los siguientes treinta años) y el pasado de cada uno de los personajes.

A nivel global, a continuación, enumero los puntos positivos y negativos que me parecen destacables.

Lo positivo:

  • Me parece original cómo se trata el tema de la enfermedad mental, tanto desde el punto de vista de la persona que lo padece como desde las personas que están a su alrededor y cómo se refleja en la amistad y la lealtad de los personajes.
  • Relacionado con lo anterior, aunque creo que va mucho más allá, el vivir la historia a través del punto de vista de todos los personajes, lo que es posible y creíble gracias porque la autora ha sido capaz de crear personajes tridimensionales y profundos, cada uno con su personalidad y sus matices.

Lo negativo:

  • La tortura por la tortura, el drama por el drama. Da la impresión de que el libro en sí está hecho para despertar una reacción emocional en el lector. Hanya Yanagihara nos presenta a unos mozos simpáticos y entrañable y, cuando el lector se encariña con ellos, les hace polvo.
  • Aunque considero que la lectura es bastante fluida y la comprensión del texto fácil, la presencia de frases especialmente largas y de incisos extensos en mitad de algunas oraciones se hace pesado y puede ralentizar la lectura.
  • Tengo sentimientos encontrados con cómo se tratan los temas de la etnia y la orientación sexual. Por un lado, me parece que la novela los trata de una manera natural e inclusiva, sin darle importancia, lo que me parece positivo al ayudar a normalizar, no obstante, por otro lado, creo que sí que tienen una razón de ser y es hacer a los personajes más vulnerables, de manera que el lector se sienta más afectado por lo que les ocurre.
  • La historia se podría haber contado igual de bien con doscientas páginas menos.

En definitiva, se trata un tema que no suele tratar la literatura, los personajes son bastante redondos y descubres que efectivamente eres capaz de empatizar con el dolor ajeno, ahora, ¿esta novela aporta algo más que angustia y malestar? Yo creo que no.

Reseña de la novela contemporánea Tan poca vida de Hanya Yanagihara, 2016, editorial Lumen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *